jueves, 26 de mayo de 2011

El estofado del lobo

Un cuento de keiko kasza

Había una vez… un lobo al que le gustaba comer más que cualquier otra cosa en el mundo. Apenas terminaba una comida, empezaba a pensar en la próxima.

Un día, al lobo le dio antojo de estofado de pollo. Pasó el día en el bosque buscando un pollo apetitoso y finalmente vio una gallina.
"¡ Ah ! es justo lo que necesito".
El lobo acechó a su presa hasta que la tuvo cerca, pero cuando ya la iba a agarrar ... se le ocurrió otra idea.

"Si hubiera forma de engordar esta ave un poco más, tendría más carne para comer", se dijo.   El lobo corrió a casa y se puso a cocinar.

Primero hizo cien deliciosos panqueques, y por la noche los dejó en la puerta de la casa de la gallina. - Come bien, gallinita querida. ¡Ponte gorda y sabrosa para mi estofado!
La noche siguiente, le llevó a la gallina cien apetitosas rosquillas.
- Come bien, gallinita mía. ¡Ponte gorda y sabrosa para mi estofado!, le dijo.
Al día siguiente le llevó un apetitoso pastel, que pesaba más de cien kilos, y relamiéndose le dijo:
- Come bien, gallinita linda. ¡Ponte gorda y sabrosa para mi estofado!
- Por fin llegó la noche que el lobo había estado esperando. Puso una enorme olla al fuego y salió alegremente a buscar su comida. "Esa gallinita debe estar tan gorda como un balón", pensó. "Voy a verla".
Pero apenas se asomó a espiar por el ojo de la cerradura... la puerta se abrió y la gallina cacareó:
- ¡AH! ¡Así que era usted, señor lobo!
- ¡Niños, niños!, los panqueques, las rosquillas y ese exquisito pastel no eran un regalo del Niño Dios. Los trajo el Tío Lobo.
Los pollitos agradecidos saltaron sobre el lobo y le dieron cientos de besitos.
- ¡Gracias, gracias, Tío Lobo! ¡Eres el mejor cocinero del mundo!
El Tío Lobo no comió estofado esa noche, pero Mamá Gallina le preparó una cena deliciosa. "No he comido estofado de pollo, pero he hecho felices a los pequeñuelos", pensó mientras volvía a casa. "Tal vez mañana les prepare cien apetitosas galletitas".

Y colorín colorado… este cuento se ha acabado. Pasó por un zapatito roto y mañana te cuento otro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario